Pornovenganza: Cómo prevenirla y combatirla

Phones with revenge porn featured image
Haz clic aquí para ver un resumen de este artículo
Resumen: Qué hacer cuando se es víctima de la pornovenganza

Cuando alguien comparte fotos o vídeos explícitos de ti en Internet sin tu permiso, puedes acabar siendo víctima de la pornovenganza. Esto puede ser muy traumatizante. Aquí puedes ver unos consejos que te ayudarán a saber qué pasos debes seguir:

  • Asegúrate de que haya personas cercanas a ti que sepan la situación y puedan ayudarte.
  • Consulta las leyes locales y contacta con las autoridades si es posible.
  • Contacta con la plataforma desde donde se han difundido las imágenes y pídeles que quiten el contenido.

Muchos países tienen leyes que hacen que la pornovenganza sea ilegal. Hay posibilidades de que las leyes locales puedan protegerte como víctima inocente.

Si quieres más información sobre cómo prevenir la pornovenganza, cómo eliminar imágenes de Internet y qué hacer si te encuentras grabaciones de otras personas usadas como pornovenganza, puedes leer nuestro artículo entero a continuación.

Una perturbadora tendencia en la época de Internet es el predominio de la pornovenganza. En casos de pornovenganza, fotografías o vídeos sexualmente explícitos de una persona son distribuidos en línea sin su consentimiento. A menudo, quien comparte esas imágenes en Internet es un o una ex de la víctima. La pornovenganza puede acarrear consecuencias devastadoras para la víctima, incluyendo daños psicológicos y daños a su reputación. Continúa leyendo para saber más sobre la pornovenganza y cómo protegerte de ella.

¿Qué es la pornovenganza?

La pornovenganza está definida por el gobierno de los EE. UU. como «la compartición de materiales sexuales privados, ya sean fotos o vídeos, de otra persona sin su consentimiento con el propósito de causar vergüenza o daños psicológicos». Además de las fotos y vídeos, el responsable a veces comparte información personal sobre la víctima, como su información de contacto o su dirección postal. Además de causar daños psicológicos, la seguridad de la persona afectada puede verse comprometida si se comparten sus datos personales. Las víctimas de pornovenganza son mayoritariamente chicas jóvenes de entre 16 y 26 años.

La pornovenganza ocurre con mayor frecuencia después de que termine una relación sexual. Uno de los dos publica fotos o vídeos en línea como venganza. De aquí viene el término «pornovenganza». Sin embargo, en muchos lugares, los responsables pueden ser procesados sin el componente de venganza. Es suficiente si publican el contenido sin el consentimiento de la otra persona con la intención de dañarla.

Los peligros en línea de la pornovenganza

File XXX gets duplicated on the internetEl término «pornovenganza» no cubre todos los casos. No siempre es un o una ex el que publica las imágenes en Internet después de una relación. A veces las imágenes las obtiene un extraño a través de un hackeo. Este suele ser el caso de famosas, como actrices y cantantes. A veces, los hackers instalan malware en el dispositivo para poder espiarte a través de tu propia webcam. Por eso, pueden chantajearte con este material obtenido ilegalmente.

La pornovenganza se suele compartir masivamente en webs y en los llamados grupos de exposición. Estos son grupos de chat privados o webs que suelen difundir imágenes privadas filtradas. Antes, era incluso posible compartir pornovenganza en Facebook. La pornovenganza se puede compartir de forma sencilla y en cuestión de segundos, lo que hace que sea más devastador para la víctima. Después de todo, solo una persona podría compartir el vídeo o la foto con toda su red de amigos con un simple clic.

¿Es muy común la pornovenganza?

Desafortunadamente, la pornovenganza es más común de lo que cree la gente. Un estudio de 2017 realizado por la Cyber Civil Rights Initiative descubrió que 1 de cada 8 usuarios de redes sociales fueron objetivos de la pornovenganza. El estudio reclutó a 3.044 individuos, y el 8 % fueron víctimas de la pornografía no consentida (PNC) en algún momento. Alrededor del 5,2 % de los participantes admitieron haber realizado PNC. El estudio también encontró que las mujeres tienen 1,7 más probabilidades de ser las víctimas que los hombres.

Un estudio de 2016 realizado por el Data & Society Research Institute encontró que aproximadamente  10 millones de norteamericanos fueron víctimas del PNC o se les amenazó con ello. La investigación también indicó que las mujeres jóvenes, minorías, y aquellos que se identifican como LGTBIQ tienen más posibilidades de ser víctimas de la pornovenganza. De hecho, la DMCA.com, que proporciona servicios de protección de Internet, declaran que el 95 % de los casos que vieron eran de mujeres y chicas adolescentes.

¿Por qué publican contenidos de pornovenganza?

El motivo principal de la pornovenganza parece ser bastante obvio. Después de una ruptura, uno de los dos está furioso con el otro y decide publicar imágenes que se suponía que eran solo para él o ella. En otras palabras, la frustración por la ruptura de la relación acaba en pornovenganza. Sin embargo, hay otros factores que contribuyen a la frecuente publicación en línea de contenidos de pornovenganza.

Uno de los otros motivos para su publicación es el estatus que se deriva de él. En grupos en línea de exposición, quienes publican vídeos o fotos sexuales de otras personas se les ve como poderosos. A menudo, se vuelven bastante populares, mientras que el contenido que han subido es visto como un «trofeo».

Otro factor que juega un rol en la distribución de contenido de pornovenganza es el anonimato en línea. Actualmente es increíblemente fácil subir fotografías a Internet sin dañar tu propia privacidad. Esto quiere decir que las posibilidades de que el responsable sea castigado por la distribución de estas imágenes es muy pequeña.

Finalmente, hay algunas webs que pagan a los usuarios por cargar imágenes pornográficas. Estas webs (a menudo de forma deliberada) no comprobarán si esas imágenes fueron producidas legalmente. En esos casos, la pornovenganza puede acabar en webs porno de pago. Incluso webs porno legales tienen la pornovenganza como parte de su biblioteca de contenidos. Es estos casos, el responsable de una pornovenganza que suba imágenes puede incluso ganar dinero por ello.

Consecuencias para las víctimas

Stalker watching from the bushesLas consecuencias para las víctimas de la pornovenganza son preocupantes. A menudo, varios individuos acosarán en línea a la víctima después de la publicación de las imágenes. Esto es una gran invasión de la privacidad. En el caso de los grupos de exposición, a menudo las imágenes incluyen datos personales, como un enlace a una red social de la víctima. Esto puede conllevar casos nefastos de ciberacoso.

Además del acoso, estos tipos de imágenes pueden causar problemas mayores. Las consecuencias se pueden expandir a cada aspecto de la vida de una persona: puede ser muy embarazoso ver imágenes de ti en Internet. ¿Cómo explicas algo así a tu familia y amigos? Muchas víctimas incluso no se atreven a hablarlo con sus seres queridos.

La pornovenganza también puede dañar severamente tu reputación. Una vez las imágenes se han publicado en Internet, suele ser difícil eliminarlas completamente. Especialmente si el nombre de la víctima se incluye con el contenido, ya que las imágenes aparecerán rápidamente con una simple búsqueda en Google. Esto puede ser muy perjudicial en, por ejemplo, una entrevista de trabajo.

Además, la mayor consecuencia de la pornovenganza sea tal vez que puede llevarte a sufrir problemas mentales. Sentimientos de vergüenza, de sentirse indefenso y tristeza pueden empezar a jugar un importante papel en la vida de la víctima. Este es ciertamente el caso cuando el mundo exterior culpa a la víctima por la pornovenganza en lugar de ayudarla.

Cómo prevenir la pornovenganza

Hay varios pasos que puedes realizar para evitar que la pornovenganza te ocurra a ti. Estas son algunas de las cosas más efectivas que puedes hacer:

Nunca compartas fotos íntimas

Una de las mejores formas de protegerte es nunca compartir fotos íntimas con nadie. No las publiques en Internet, ya sea en Snapchat o en tu muro de Facebook, o en mensajes privados a tu pareja por WhatsApp. Incluso si confías en la persona, enviarle este tipo de imágenes significa que hay un riesgo de que las publique sin tu consentimiento. Incluso pueden ser hackeadas, filtrando de esta forma el contenido.

En un mundo ideal, deberíamos poder confiar en nuestras parejas de forma incondicional con cualquier tipo de grabación que le enviásemos. Sin embargo, la verdad demuestra que una pareja o amistad son habitualmente los responsables de la pornovenganza.

Evita hacerte fotos explícitas

Para una máxima protección contra la pornovenganza, no te hagas fotografías explícitas. Si no quieres que la familia, amigos o jefe vean la foto, lo mejor es no hacerla.

Incluso si no tienes la intención de compartir las fotos, aún pueden caer en las manos equivocadas. Las brechas de datos son comunes, actualmente, y los hackers pueden robar las fotos privadas de la gente y distribuirlas. Esto le ocurre con mayor frecuencia a personas famosas, pero le puede ocurrir a cualquiera. Ten en mente que cualquier dispositivo con cámara que se pueda conectar a Internet es vulnerable a esta clase de ataques.

Además, si alguien te hace una foto íntima, pídeles que la borren, y asegúrate de que realmente lo hacen.

Modifica tus fotos para proteger tu identidad

stay anonymous onlineSi realmente quieres hacerte fotos íntimas, es sensato alterarlas para ocultar tu identidad. Es mejor no incluir tu cara en fotografías para que no se te pueda reconocer con facilidad si las fotos acaban siendo filtradas. Si tu cara es visible, siempre puedes cortarla de la fotografía o desenfocarla. Si es posible, desenfoca el fondo y cualquier otra característica reconocible, también. Esto incluye, por ejemplo, tatuajes.

Desconecta también la opción de etiquetar la localización en tus dispositivos. Una forma simple de deshacerse de cualquier metadato sería hacer una foto, y entonces hacer una captura de pantalla de esa foto y publicar o compartir esa captura. Estos consejos también pueden ser útiles cuando creas contenido para plataformas como OnlyFans.

Háblales a tus hijos sobre los riesgos del sexting o sexteo

Si tienes hijos, especialmente adolescentes, es importante que les hables sobre los riesgos de compartir fotos íntimas de ellos. Aunque puede ser un tema incómodo, tus hijos necesitan entender los peligros que conlleva. Deben ser conscientes de que las fotos que comparten pueden usarse sin su consentimiento y que no pueden confiar en todo el mundo en Internet, incluso a veces ni de sus mejores amigos.

Vigila tu entorno

Sé consciente de tu entorno, especialmente cuando estás en un club, fiesta o evento público. Algunos de estos eventos tienen fotógrafos. Además, casi todo el mundo tiene un smartphone con una buena cámara, hoy en día. Cualquier foto que hagan, puede acabar en Internet.

Mientras que estas fotos pueden no ser tan privadas como las que puedas hacerte en la tranquilidad de tu casa, querríamos continuar aconsejándote que vayas con cautela. Aléjate de esos fotógrafos si no quieres que acaben en Internet fotos tuyas. Por encima de todo, no dejes que nadie te fotografíe en una posición comprometida.

Qué hacer cuando eres víctima de pornovenganza

Aún puedes encontrar esa foto o vídeo que fue filtrada. Si acabas siendo víctima de la pornovenganza, has de saber que hay más como tú. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte.

Tú no tienes la culpa de nada

Mientras que hay pasos que puedes seguir para reducir las posibilidades de ser una víctima de la pornovenganza, esto no significa que las víctimas deban culpabilizarse. No debemos poner la responsabilidad de estos crímenes en las víctimas («no deberías haberte hecho esa foto», «tú te lo buscaste», etc.) sino en los responsables. Estos responsables deben saber que pueden destruir la vida de su víctima cuando publican contenido de pornovenganza, y eso no debe ser tolerado.

Ya sea que envíes una foto explícita a tu pareja, o no te opusieras a que alguien te hiciera un vídeo, nunca eres culpable de la distribución de esas imágenes sin permiso. Quien estuviera en posesión de estas imágenes ha traicionado tu confianza, y son los únicos culpables.

Busca las leyes locales sobre la pornovenganza

Si eres víctima de la pornovenganza, hay leyes que pueden ayudarte. Muchos países tienen legislaciones que hacen de la pornovenganza un crimen. En el Reino Unido, la pornovenganza es ilegal y puede acabar con penas de prisión. Muchos otros países europeos como Alemania, Francia y Dinamarca también tienen leyes nacionales contra la pornovenganza. Los EE. UU. no tienen una ley nacional, aunque 38 estados tienen legislación que apunta a la pornovenganza. Algunos otros países que criminalizan la pornovenganza incluyen Israel, Japón y Filipinas.

CCRI-logo

En muchos lugares, la pornovenganza es ilegal, pero las leyes son relativamente nuevas y pueden diferir entre países. Si eres un objetivo de la pornovenganza, lo primero que debes hacer es mirar las leyes de tu país o estado. Necesitas averiguar qué legislación hay y cómo proceder. Una vez tengas claras las leyes, puedes hablar con los cuerpos policiales locales. Alternativamente, puedes contactar con un abogado para recibir consejo sobre cómo proceder. Si vives en los Estados Unidos, otra opción es llamar a la línea de Cyber Civil Rights Initiative crisis si necesitas ayuda o consejo. En España puedes llamar al Servicio 016 de información y de asesoramiento jurídico llamando al número 016 o enviando un correo electrónico a 016-online@msssi.es. Más información en la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.

Pide a las webs que eliminen la fotografía

Además de contactar con la policía, es importante intentar conseguir que las fotografías o vídeos se eliminen de Internet lo antes posible. Lo primero es intentar eliminar la fuente original: la página donde se publicaron por primera vez las imágenes. Una vez hecho esto, puedes rastrear posibles copias.

Contacta con la plataforma donde se publicaron las imágenes para que se aseguren de que se han eliminado. Esto se aplica a webs más tradicionales así como a redes sociales como Google, Reddit, Snapchat y Tumblr. Informa del caso contando los hechos de forma calmada y pide a la plataforma que quite las imágenes, ya que las han distribuido sin tu permiso. Una buena fuente para guiarte a través del proceso de eliminación es la guía Cyber Civil Rights Initiative’s Online Removal Guide.

Algunas webs tienen páginas específicas donde puedes rellenar un formulario de contacto para limitar los daños tan rápido como sea posible. Pornhub es un ejemplo de esto. Su formulario de contacto se puede encontrar en esta página. Para borrar el contenido personal explícito que se puede encontrar en Xvideos, puedes rellenar este formulario.

En algunos casos, tal vez quieras considerar contratar a un abogado o una empresa de terceros. Hoy en día, hay muchas empresas que te ayudarán a rastrear y borrar imágenes en Internet. Por desgracia, estas empresas son principalmente efectivas para eliminar imágenes de webs; es mucho más difícil hacerlo cumplir en las redes sociales. Además, estas empresas pueden costar un montón de dinero. La DMCA, por ejemplo, cobra 199 dólares para retiradas de contenido. Antes de contactar con una de estas empresas, asegúrate de ser consciente de cualquier coste. La guía de la CCRI tal vez pueda ayudarte a averiguar tu mejor movimiento.

¿Eres menor de edad?

computer screen with 18+ logoHabitualmente, la edad legal en cuanto al porno son los dieciocho o los dieciseis años, dependiendo de donde vivas. Si aún no tienes la edad legal, la difusión de imágenes explícitas tuyas puede ser considerado como pornografía infantil. En este caso, primero nos gustaría aconsejarte que pidas ayuda a tus padres o a un amigo cercano.

En segundo lugar, es importante que contactes con la web que contiene las imágenes lo antes posible. Diles tu edad y que nunca diste permiso para que se publicaran esas imágenes. Exige que se eliminen de forma inmediata esas imágenes. Ya que esto tiene que ver con pornografía infantil, la mayoría de webs eliminarán rápidamente el material.

Si es posible, también debes contactar con la policía, como hemos mencionado previamente. Decidir tomar acciones legales puede ser increíblemente duro y un proceso doloroso. Por eso, siempre intenta asegurarte de tener personas cercanas a ti que te apoyen y ayuden cuando sea necesario.

Cómo detener la pornovenganza

Es importante que las víctimas de la pornovenganza sepan qué decisiones tomar, pero hay más. Cualquiera a su alrededor, o cualquiera que entre en contacto con la pornovenganza de alguna otra forma, puede ayudar haciendo un pequeño paso hacia la dirección correcta:

  • Nunca publiques imágenes en Internet de otros sin su permiso, ya sean fotos explícitas o no. Ten siempre en cuenta la privacidad de tus amigos, familia y de cualquier otra persona y trata de no violar esta privacidad.
  • Si te cruzas con contenidos de pornovenganza no los difundas más. No ayuda popularizar las imágenes sensibles de alguien a través de retuitearlas, compartirlas en Facebook, enviarlas a grupos de Internet, o cualquier otro modo de perpetuar su visualización. Ten en cuenta que la posesión y distribución de material de pornovenganza es considerado ilegal en muchos países.
  • Desaprueba el comportamiento de otros cuando estos participan en la distribución de pornovenganza. Crear un ambiente en que compartir material pornográfico como venganza no continúe siendo visto como «mala suerte» o «divertido» es esencial si queremos que las cosas cambien.

Conclusiones finales

La pornovenganza es una tendencia peligrosa cuya popularidad está creciendo rápidamente y continúa extendiéndose. Le puede ocurrir a cualquiera, pero les ocurre más a menudo a mujeres jóvenes. La pornovenganza puede ser muy traumática para la víctima, así que es importante saber cómo reaccionar es esa situación.

Aunque hay leyes contra la pornovenganza en muchos países, continúa siendo muy difícil eliminar completamente las imágenes de Internet. La prevención es la mejor cura, por lo que la cosa más importante es asegurarse de que nunca nadie tiene la oportunidad de distribuir fotos o vídeos sensibles en línea. La mejor forma de conseguir esto es siendo muy consciente sobre lo que es visible en las fotografías y vídeos que te haces y con quien los compartes.

Si acabas siendo una víctima, debes saber que la persona que ha difundido las imágenes es el culpable. Contacta con la policía y con la web donde se han distribuido las imágenes. También asegúrate de que te rodean personas que te ayuden. Si entras en contacto con contenidos de pornovenganza de cualquier otra forma, nunca difundas esas imágenes y asegúrate de desaprobar abiertamente el comportamiento de los que lo hacen.

¿Qué es la pornovenganza? - Preguntas frecuentes

Si tienes una pregunta concreta sobre la pornovenganza, nuestras preguntas frecuentes, que puedes encontrar a continuación, tal vez te ayuden. Simplemente haz clic en una pregunta para leer la respuesta.

La pornovenganza consiste en compartir imágenes o vídeos sexuales sin permiso. La pornovenganza suele ocurrir cuando un o una ex quiere vengarse de su pareja después de romper su relación. La pornovenganza es punible en muchos países y tiene serias consecuencias para la víctima.

Antes que nada, es importante darse cuenta de que esta situación no es culpa tuya: alguien ha traicionado tu confianza y ha compartido abiertamente imágenes tuyas sin permiso. Puedes pasar a la acción siguiendo estos pasos:

  1. Asegúrate de tener gente a tu alrededor que te apoye.
  2. Echa un ojo a las leyes locales sobre pornovenganza, contacta con la policía e informa de la situación si es posible.
  3. Contacta con la web donde se han distribuido las imágenes para solicitar que eliminen ese contenido.

Puedes encontrar más información en este mismo artículo.

La pornovenganza le puede ocurrir a cualquiera. Sin embargo, hay medidas que puedes tomar para reducir las posibilidades de que alguien distribuya imágenes no deseadas de ti.

  • No te hagas fotos o vídeos explícitos.
  • No compartas fotos o vídeos explícitos de ti con otros.
  • Asegúrate de que no eres reconocible en ninguna foto o vídeo sensible que compartas con otros.
  • Háblales a tus hijos sobre los peligros del sexting, o sexteo, para protegerlos a ellos también.
  • Sé consciente de la gente que también puede hacerte fotos en lugares públicos.

En la mayoría de casos, la pornovenganza va, como su nombre indica, sobre una cosa: venganza. El responsable quiere devolvérsela a una o un ex después de que la relación haya terminado. Sin embargo, lo hacen cometiendo un crimen injusto e innecesario.

La pornografía de venganza suele ser incitada en grupos específicos de Internet: la gente que comparte estas imágenes son vistos como héroes y ganan popularidad y status. Para parar esto, es importante hacer que la gente sea consciente de los peligros y desagradables consecuencias de la pornovenganza.

Periodista especialista en tecnología
Nathan es un periodista cualificado internacionalmente y tiene un interés especial en la prevención del cibercrimen, especialmente en lo que respecta a grupos vulnerables. Para VPNoverview.com realiza investigaciones en el campo de la ciberseguridad, la censura de internet y la privacidad en línea.